jueves, enero 18Estamos sintetizando nuevo contenido

Carta a los Reyes Magos

Queridos Reyes Magos:

Hacía años que no escribía una carta como esta, ya lo sabréis. Últimamente no he sido muy pedigüeño, pues la mayor preocupación que tenía durante las Navidades no eran vuestros regalos, sino los famosos exámenes de Enero. Sin embargo, muchos me han preguntado “¿Has escrito ya la carta a los Reyes Magos? Porque no te van a traer nada…”. Por ello, puede la misiva de este 2018 se alargue un poco.

En mi familia tenemos la costumbre de pedir en la carta los regalos que queremos para nuestra casa: un perfume para la tía, un juego de mesa para el tío, un peluche para el primo etc. Cada uno también pide regalos para él mismo, pero lo bonito es desear que Sus Majestades regalen algo a los demás.

En primer lugar, me gustaría pediros un par de regalos, aunque no son para mi: dos contratos, preferiblemente indefinidos para las dos compañeras de laboratorio que tanto me han ayudado con mi TFG y que cogieron vacaciones indefinidas el pasado 31 de diciembre. Si os sobran muchos de esos, podríais regalárselo también a todos los investigadores que dedican su empeño a la búsqueda de conocimiento, y que nuestro Sistema de Ciencia y Tecnología no parece apreciar de manera suficiente con un buen contrato.

En segundo lugar, y creo que es más sencillo que el anterior, os pediría que este nuevo año venga cargado de interés por la ciencia. No sé cómo andaréis en el manejo del inglés, pero ellos lo llaman “Vocaciones STEM“, de “Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas”. ¿Por qué os pido ese regalo? Porque sólo con una sociedad interesada por la ciencia y una juventud inquieta por aprender estas disciplinas podremos desarrollar nuestra economía y ser un país puntero en innovación

En tercer lugar (siento alargarme tanto, ya lo advertí), pediría algo más cercano: que la educación universitaria esté más centrada en los alumnos, con menos burocracia, menos trabas. A quien las ponga, podéis traerle carbón este año, a ver si pilla la indirecta. En la Universidad se están cocinando a fuego lento las grandes mentes del futuro, y sin innovación educativa y nuevas metodologías de enseñanza, se nos van a quedar crudas, o lo que es peor: quemadas.

Por último, mis regalos. Voy a pedir poco (creo): quiero estar este 2018 lleno de ilusión, de ganas, de esfuerzo, de constancia, de ideas, de proyectos, de pasos hacia delante. Estar lleno de ciencia, de divulgación, de biotecnología, de informática, de magia…y que soybiotec se llene un poco de eso también.

Ahora que releo todo, he pedido bastante más de lo que tenía en mente. No importa. Este año he sido bueno: he seguido el método científico, he contrastado fuentes, no he caído en la pseudociencia (cuando me pongo los calzoncillos de la suerte no cuenta eh) y no he abusado de los 280 caracteres. Realmente espero que atendáis mis peticiones. Vosotros sabréis cuanto roscón queréis comer esta noche en casa (lo hace mi madre y está DE VI CIO.

Daniel García / Soybiotec (Carta a los reyes magos)

Comienza la discusión en foro.soybiotec.es

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *